POESÍA. NARRATIVA. INFORMACIÓN LITERARIA. CONCURSOS. AUTORES CLÁSICOS Y NÓVELES


Puedes pedir los libros de la autora al mail: beamarchisone@gmail.com (envíos a todo el país)

LIBROS PUBLICADOS POR LA AUTORA
(poesía y narrativa)
"DE LOS HIJOS" (2014)- Ediciones Mis Escritos (Bs. As.)

Rincones y Acuarelas I (Poesía) -2019- La Imprenta digital (Bs. As)

Rincones y Acuarelas II (Narrativa)- 2019- La Imprenta digital (Bs. As.)

Los encontrarás:
En Rafaela (Santa Fe): en Librerías "EL SABER", "PAIDEIA" y "FABER".
En San Francisco (Córdoba): en Librería "COLLINO"
y en otras librerías del país.

miércoles, 23 de junio de 2021

"La primera mirada" (de la autora)- para Julia

     En ese momento estabas muy ocupada. Todo era muy confuso para vos, estoy segura. La situación se presentaba caótica, desorganizada y no estabas preparada para afrontarlo, nunca te preparan para eso. Escuchabas ruidos metálicos y voces desconocidas que te provocaban miedo y desconfianza incitándote a quedarte donde estabas, segura y protegida, a pesar de la oscuridad y la humedad que te rodeaban.  Pero había que salir, no quedaba otra opción. Afuera todos te estábamos esperando.

     Te gustara o no, fuerzas superiores perturbaban tu largo letargo que estaba llegando a su fin. Habías empezado a sentir presiones, que te impedían controlar tus escasos movimientos. Cuando llegó el momento, divisaste una tenue luz que te indicaba la única salida, el sendero que debías seguir obligatoriamente y que te alejaría de la zona de seguridad. Algo se rompió, y sentiste que ibas a ser desalojada a pesar de tus intentos por quedarte. La incertidumbre era parte de la historia pero la curiosidad no te movilizaba a acelerar el proceso que parecía anárquico, agresivo y desolador. Pero no estabas sola.

     De pronto notaste que ibas llegando a una zona desconocida y eso te asustó aún más, pero ya no podías hacer nada para detenerte, eso escapaba a tu decisión y a tus deseos. Las presiones se hicieron insoportables. Los ruidos y las voces fueron aumentando de a poco y la luz se tornaba cada vez más intensa a medida que te acercabas al final del largo y estrecho túnel, al punto de no permitirte abrir los ojos. ¿Qué era lo que estaba ocurriendo? Esto no estaba en tus planes.

     Sin embargo, cuando la realidad parecía estar fuera de control, la violencia cesó por completo al final del laberinto y, aunque sentiste frío y temor, te encontraste en libertad. Las emociones contradictorias que te acechaban te condujeron a un llanto que, luego de nueve meses, completó el ciclo milenario y misterioso.

     Y ahí fue cuando te vieron mamá y papá. No creo que lo recuerdes, porque tu esfuerzo estaba centrado en percibir el entorno borroso y en amoldarte a la nueva situación, pero ese fue el momento en que se encontraron tus ojos con los de ellos por primera vez. Frente a frente. Sin la interferencia del mundo que, en pocos minutos, empezarías a transitar y a enfrentar. Y aquella mirada, la primera, detuvo el tiempo. Y en ese preciso instante, ellos supieron que cambiarías su vida para siempre.  



Nota de la autora: este texto fue modificado para adaptarlo al nacimiento de Julia. El original está  publicado en "Rincones y Acuarelas II" (La Imprenta Digital- Buenos Aires - 2019- de la autora), cuyo link presento a continuación:


sábado, 12 de junio de 2021

En el día del escritor, "Voy a dormir, dijiste..." (de la autora)

                                                                         A Alfonsina Storni.

Voy a dormir, dijiste, y has salido

cargando en tu baúl tan sólo tu alma,

La Perla cobijó tu último sueño

y te llevaste el misterio entre las aguas.

¿Qué fuerza extraña te atrajo desde el mar?

¿Qué fuerza extraña?

Acaso el horizonte te sedujo,      

tal vez fue Mar del Plata con su magia.

Tus versos mojados salpican las orillas

pregonando tu soledad

en un vaivén de espumas y de algas.

Te llevaste el misterio en tu partida,

te llevaste tu pasión y tus palabras.

Dime Alfonsina, cuál era tu sueño,

qué pena de amor colmó de insomnios

tus largas madrugadas.

Voy a dormir, dijiste, y te marchaste,

con la sal en los ojos,

y el adiós en la mirada,

y te volviste soberbia, inalcanzable,

tan amplia como el mar en la distancia.

Y allí quedaron, tus últimos papeles,

tus trazos inseguros, tu pluma abandonada,

y la tinta mezclada con la espuma,

inventando un papiro en la arena,

baña las costas en una eterna danza.

Voy a dormir, nodriza,

bájame la lámpara.

 

En cursiva: extraído de los poemas “Voy a dormir”  y  “Frente al mar” (de Alfonsina Storni)



Cada 13 de junio se conmemora el Día del Escritor. La fecha no es casual y encuentra su explicación en que un 13 de junio, pero de 1874, nació Leopoldo Lugones en Villa María del Río Seco, en el corazón de la provincia mediterránea de Córdoba. Entre muchas de las acciones y obras que emprendió, Lugones fundó la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) que, luego del suicidio del poeta, estableció el día de su natalicio como el Día del Escritor. Lugones no fue olvidado pero su tumultuoso y resonante paso terrenal es aún materia de controversia y polémica.

sábado, 5 de junio de 2021

Carta a Julia, que está por nacer (de la autora)

 

5 de Junio de 2021

Querida Julia:

             A esta carta la van a leer muchos antes que vos, porque aún faltan algunos días –no sabemos cuántos-  para que entres a este mundo, a transitar este camino que es la vida. Y pasará mucho tiempo hasta que puedas recorrer estas líneas vos sola. Todavía no te conocemos Julia, pero ya te amamos. Te vemos en algunas imágenes adentro de la panza de mamá, moviéndote, inquieta, e intuimos que traviesa; escuchamos tus acelerados latidos de bebé en gestación; te tocamos, apoyando la mano sobre la piel ya rígida, cuando tu mamá detecta movimiento.  Estamos ansiosos. Y maravillados con esto que es tan único, tan natural, pero siempre tan misterioso, como la vida misma.

          Vas a entrar a un mundo difícil querida Julia. En un momento más difícil aún. Pero también va a depender de vos que puedas enfrentarlo. Te vamos a estar acompañando siempre, en esto de andar, de conocer, de experimentar, y también de afrontar las frustraciones que, te lo aseguro, van a ser muchas.

          Pero la vida es maravillosa. Y por eso no debes desperdiciar los momentos chiquitos, cotidianos, simples, porque muchas veces, no te das cuenta que son tan especiales. Cada minuto cuenta, cada instante es precioso, cada paso es una construcción. Como te dije, te estaremos acompañando, pero habrá un momento en que deberemos soltarte. Para que tomes tus propias decisiones, para que construyas tus propias ideas, y seas libre de elegir lo que te gusta y te hace feliz. Y ese es el objetivo final, que seas feliz.

                          Ya nos conoceremos. Pronto.

                                                                            

miércoles, 2 de junio de 2021

"Tejiendo la tarde" (de la autora)

 


Es otoño y me siento a tejer en la galería mientras va cayendo la tarde. Pongo la radio. Un punto derecho, un punto revés, tomo tres puntos para hacer la trenza, y los cruzo. Las agujas se resbalan entre mis dedos y la lana, mientras pasa el tiempo y sigue pasando la vida.  Me detengo. Cuando levanto la vista, el cielo me sorprende con una gama de colores que contrastan con los árboles y el farol del patio, recordándome que algunas cosas siguen su rumbo normal a pesar de todo. Tomo el celular e inmortalizo la tarde –no con mi mejor foto, como seguramente me reclamarán mis hijos-. La radio sigue regalándome canciones. Abel Pintos, Rosana, Sergio Dalma. Perfecto. Tomo los colores del cielo y los sones que sobrevuelan y los entrelazo en el tejido que estoy terminando para Julia, que está por nacer. Un punto derecho, un trozo de cielo rojizo, un punto revés, un verso de Abel Pintos, en la trenza deslizo un rayo del sol que se va y una hoja del otoño que todavía no se va…

El abrigo ya casi está terminado, hecho de lana, cielo y canción…

jueves, 20 de mayo de 2021

Homenaje y despedida a Alberto Feldman.










Un texto de Alberto, que nos dejó ayer...

                                              23 de diciembre de 2013                         

 MACHETES EN EL ASFALTO 

Hace sólo un momento que acabo de llegar a casa, pero no pude evitar sentarme inmediatamente en la computadora y escribir esto que estás leyendo.

   Cada verano  me fui poniendo más viejo, y son muchos veranos. Me  fui olvidando poco a poco de  esos aires de Navidad que comenzaban a primeros de diciembre, cuando terminaban las clases,  entre el olor de los jazmines y los duraznos, los chicos jugando bajo un sol de fuego y la mirada vigilante y protectora de nuestros padres.

    Insensiblemente nos deslizábamos hacia el próximo año,  con esa parada tan emotiva  en el encuentro  familiar de Nochebuena,  donde todo prometía ser bueno y feliz  para siempre. Luego,  verano tras verano me fue ganando el desencanto.

     Pero hace un rato, no más de una hora, volví a recuperar el significado del 24 de diciembre, y volveré a sentirlo mañana como cuando era un niño de diez, hace  ya más de sesenta años.

   Pero basta de cháchara,  que aquí va la explicación.

    Vengo del dentista, donde desde hace casi  un mes voy dos veces por semana por un largo tratamiento.  Viajo desde Belgrano hasta Villa Pueyrredón, y de regreso tomo el ómnibus107 ó el 114 en la esquina de las avenidas Mosconi y de los Constituyentes hasta Cabildo.

   Mosconi es una ancha avenida de una sola mano, y esperando por primera vez el ómnibus, hace casi un mes, observé a un muchacho de rasgos aindiados, de no más de diecisiete o dieciocho años, que como tantos otros en esta época de necesidades insatisfechas,  trata de sobrevivir mostrando a su público,  en su mayoría automovilistas indiferentes, lo que sabe hacer, lo que muchas veces es, por suerte, merecedor  tanto de un aplauso como de una aprobación en metálico.

Me dejó paralizado de asombro. Dejé pasar varios colectivos y repetía su número cada corte de semáforo, una vez  tras otra.

   Su número era de circo,  de los mejores circos. Hacía prestidigitación no con pelotitas ni clavas de madera, sino con  tres machetes de gran tamaño, que golpeaba cada tanto, para probar su legitimidad con su pesado sonido metálico.

    Los arrojaba a gran altura, girando, y los recogía  con seguridad por el mango, cada tanto se desplazaba un poco y tomaba uno de ellos de su espalda,  por supuesto sin mirar, y lo volvía a la ronda con los otros dos machetes. Lo mismo hacía levantando una pierna y pasándolo  por debajo de la rodilla, e incorporándolo luego sincronizadamente al  ciclo de los otros dos elementos. Todo a gran velocidad.

   En un momento, colocó un machete por el mango sobre su nariz, y caminó varios metros teniéndolo en equilibrio mientras arrojaba los otros al aire, siempre girando, recogiéndolos y volviéndolos a tirar, caminando, y con  el otro siempre en su nariz, hasta que con un impulso de su cabeza lo incluyó otra vez en el trío de machetes voladores.

 Nunca perdió el control sobre sus filosos instrumentos ni fue ninguno a parar al suelo. Quien tiene un dominio neuromuscular semejante, es un fenómeno.

    No había visto nunca nada igual. Mientras esperaba  el cambio de luces para exhibir su número, el muchacho se acercó a la parada de ómnibus, lo que aproveché para  felicitarlo con admiración.

  Lo volví a ver cuatro o cinco veces sucesivas, coincidiendo con  la espera del ómnibus después de cada consulta  odontológica.

 Le pregunté  donde había aprendido su destreza y si sabía que lo suyo era un espectáculo circense de mucha calidad; también le dije que debía hacerse conocer por medio de la televisión; a lo que contestó que  varias personas  le habían dicho antes lo mismo.

Aseguró que lo que sabía, lo había aprendido en la calle, de otra gente que como él, vivía también en la calle, que no quería obligaciones ni horarios,  era libre y ganaba lo suficiente, moneda a moneda, haciendo lo que le gustaba.

Lo decía todo en un castellano perfectamente claro pero con un acento  cantarino  que denunciaba su origen guaraní.

La firmeza con que decía esto y sus ojos brillantes parecían un canto a la libertad, por un momento casi me convenció  de que era un ser libre y feliz.  Meditando sobre esto en  mi casa,  llegué a la conclusión de que  un gran dolor y una gran resistencia al mismo,  podían juntarse en una persona y hacer soportable la soledad de la calle,  Uno Solo entre una multitud ajena.

   El  viernes  lo vi  trabajando más rápido que de costumbre. En los quince minutos que estuve esperando el ómnibus, no descansó.

   Cuando cambiaba la luz y terminaba su acto en Mosconí, volaba a  Constituyentes y así alternó su número sin descanso entre las dos avenidas. No sé cuantas veces lo habrá hecho ni cuántos horas al día, pero hoy 23 de diciembre, terminé con el dentista y  me extrañó no ver a mi joven fenómeno luciéndose en  el cruce de las dos avenidas con sus machetes.

     Me acerqué al puesto de diarios de la esquina y le pregunté al  hombre si sabía algo de él.-Si señor, me dijo- algo sí…   Andrés vino a Buenos Aires hace cinco años a buscar a su padre, pero no lo encontró.   Ayer completó el dinero para el pasaje para volver a Corpus Christi, Misiones, a pasar  la Navidad con su  madre, ¡Hace  cinco años que no la ve!

     Me sentí muy feliz de haber sido testigo  secundario de este episodio.

 Mañana, Nochebuena,  brindaré  junto a los míos por Andrés y por los suyos.

   Y hoy diciembre volvió a oler a jazmines y a duraznos.

                                                -------------------------------------------------

A Alberto, yo lo conocía virtualmente, por haber estado premiados en algunos concursos literarios. Hasta que dos Concursos en San Genaro nos hicieron coincidir (en uno como premiados ambos, y en el otro, yo estaba como jurado). Luego seguimos en contacto, me mandaba textos, yo le mandaba los míos. Sus historias profundas de relatos cotidianos – en los que se involucraba- nos trasladan muy vívidamente a través de sus emociones.  Le pedí a otro amigo literario- Daniel Alonso- que me pasara más información sobre él, porque ellos tenían otro contacto más cercano. Transcribo los datos y algunas apreciaciones de Daniel sobre Alberto.

 ALBERTO FELDMAN (por Daniel Alonso): Alberto fue colectivero y de origen Judío. Estuvo en la Guerra de los 7 días. Comenzó su actividad literaria de grande pero ya venía con talento. Un amigo del tango y la música. Amaba su barrio de Saavedra. Conoció a Goyeneche y a algunos otros. Su literatura trata del barrio y su gente. Tenía un sentido profundo del sentir popular y de lo intrínseco de las personas. Buceaba en el alma y rescataba valores. No era de ninguna forma agresivo en sus comentarios y poseía un romanticismo tierno. Amó la música y el Jazz.


Alberto y Daniel

Hasta siempre, Alberto... quedarás, eterno, en tus palabras...