POESÍA. NARRATIVA. INFORMACIÓN LITERARIA. CONCURSOS. AUTORES CLÁSICOS Y NÓVELES


Puedes pedir los libros de la autora al mail: beamarchisone@gmail.com (envíos a todo el país)

LIBROS PUBLICADOS POR LA AUTORA
(poesía y narrativa)
"DE LOS HIJOS" (2014)- Ediciones Mis Escritos (Bs. As.)

Rincones y Acuarelas I (Poesía) -2019- La Imprenta digital (Bs. As)

Rincones y Acuarelas II (Narrativa)- 2019- La Imprenta digital (Bs. As.)

Los encontrarás:
En Rafaela (Santa Fe): en Librerías "EL SABER", "PAIDEIA" y "FABER".
En San Francisco (Córdoba): en Librería "COLLINO"
y en otras librerías del país.

miércoles, 21 de octubre de 2020

"Juan en el país sin viento" (por María Alejandra Civalero) TALLER VIRTUAL 8


Había una vez un extraño lugar donde las ramas de los árboles y los gallos de las veletas habían quedado quietas. Las nubes en el cielo aparecían y desaparecían pero sin moverse. A nadie se le volaba el sombrero y las banderas no flameaban en lo alto de los mástiles. Todo eso porque el caprichoso viento se había quedado sin ganas de soplar.

Un día Gastón, el papá de Juan, lo tomó de la mano y a paso lento entraron en el cañaveral con un machete filoso. El pequeño no comprendía mucho el motivo del paseo. Seleccionaron cañas que, por lo que entendió, servirían de esqueleto para armar un pájaro de papel. Según la historia que le contó mientras volvían a casa, iban a armar un juguete que volaría tan pero tan alto que llegaría a besar la Luna.

La elaboración fue mágica: mediciones precisas, cortes, ensamblados, diseños coloridos. Todo entusiasmaba a Juan, si no fuera porque necesitaban viento para remontarlo. “No esperes el viento para hacer un barrilete” dijo el papá, y aunque el niño no percibía el doble mensaje de esas palabras en ese momento, sentía que era importante.

Una tarde en la que el sol brillaba y la luna que era blanca opaca se achicaba día a día,  la cabeza de Juan sintió cosquillas. Sus cabellos se alborotaron y sus oídos zumbaron.  Las hojas flojas y amarillas de los árboles empezaron a pasar volando a su lado. “¡Qué raro todo!” se dijo Juan.  Entró a su casa corriendo para contarle a la familia lo que estaba sucediendo. La cara de Gastón se iluminó con una sonrisa y exclamó: “¡Llegó Juan, llegó! ¡Es el viento! ¡Ahora verás para qué armamos este barrilete! No perdamos tiempo, está todo listo para remontarlo antes de que el viento desaparezca otra vez”.

Hacia un descampado se dirigieron y después de algunas explicaciones técnicas, Juan vivió la mejor experiencia que jamás había soñado. En sus manos estaba el poder para mantener en el aire a ese pájaro  con plumas de papel y huesos de caña. Se elevaba y se elevaba mientras sus ojitos lo acompañaban y se perdían en el cielo. Como la cometa se acercaba más y más a la Luna, el papá le aconsejó que tirara del hilo para traerla de regreso o por lo menos, para hacerla descender un poco. Tiró y tiró del piolín pero no logró desprenderla, la larga y colorida cola estaba enredada en uno de los cuernos de esa luna menguante. Lejos de entristecerse, Juan pensó que su novedoso juguete había cumplido el sueño de abrazar y besar a la Luna.  Entonces, cortó el hilo y les permitió vivir ese romance.

Y colorín colorado, otro barrilete será armado.

AUTORA: María Alejandra Civalero

Clucellas (Santa Fe- Argentina)

TALLER VIRTUAL 8

"La luna está sola" (por Claudia Fernández) TALLER VIRTUAL 8


La Luna está sola

y quiere jugar.

De tanto en tanto

se puede escuchar

¿si estoy sola acá

con quién voy a jugar?

Las estrellas están lejos

y no las puedo alcanzar.

Un niño en la Tierra

la pudo escuchar.

Y le dio tristeza

oír a la Luna llorar.

Y se preguntó

¿Qué puedo hacer yo

para poderla acompañar?

Y muchas ideas

se puso a pensar.

Y una de ellas

le llegó a gustar.

¡Hacer un barrilete

que a la Luna pueda alcanzar!

Y manos a la obra

se puso a trabajar.

De mil colores

se puso a pintar.

Y una cola larga

le hizo para volar.

Agregó imaginación,

sueños y amor

Y un cascabel

para que sonara al volar.

Y un día de mucho viento

al cielo lo hizo elevar.

Y la Luna se puso a reír

al verlo llegar.

Y, desde entonces

feliz con su barrilete

puede jugar.

AUTORA: Claudia Fernández

Balcarce (Buenos Aires – Argentina)

TALLER VIRTUAL 8

martes, 20 de octubre de 2020

"Luna celosa" (por Isabel Cismondi) TALLER VIRTUAL 8


 

Luna majestuosa

Señora del cielo

Con tu cara refulgente

¿Te has puesto celosa?

 

¿Han invadido

Tu firmamento

Los pequeños terrícolas?

¿Qué son esos pájaros

De colores

Que irrumpen en tu espacio?

Risas de alegría los acompañan…

 

En cuarto creciente

Bajó la luna a inspeccionar

Y se encontró con objetos

Danzando en el viento,

Ondeando con sus colas atrevidas

Y en una punta del ovillo

Niños gozando y saltando

En una hermosa tarde otoñal.

 

La luna se sobresaltó

Cuando quiso regresar

A su lugarcito especial

 

Sintió un peso diferente

En la punta de su cuerno

Y ¡vaya sorpresa la que se llevó

Al ver colgado de él

Al más simpático de los barriletes!

¡Sonriéndole picarón

Por haber llegado más alto

Que todos sus compañeros!

 

Y como se hizo de noche

Se quedó a dormir

Acurrucado y feliz

En el cuerno de la luna

 

Esa noche los niños

Buscaron su cometa perdida

¡Y al mirar la luna

Creyeron que sonreía

Y vieron que una cola muy larga,

Se enredaba

En su sonrisa!

 

AUTORA: Isabel Cismondi

Armstrong (Santa Fe- Argentina)

Te elijo (de la autora)

 


Te elijo cada día, y me pregunto

cómo fue que nos hemos encontrado,

si es cierto que existe algún Cupido

que trenza hebras perdidas,

causante final del entramado.

Te elijo un domingo, y un febrero,

pero también un jueves,

y un abril lluvioso

de la mano caminando en Buenos Aires,

donde andamos, impávidos  y anónimos.

Te elijo en el fragor y en el silencio,

en los sitios de serenidad y de locura,

y entre mis cosas más fundamentales,

y en nuestras nueve lunas.

Y esto de elegirte

una y otra vez, cuando despierto,

me conmueve, y me alimenta,

y tu presencia,

al final de la jornada,

me sorprende

cuando cierro los ojos,

custodiando mi sueño.

Y esto de extrañarte

en tus pequeñas ausencias cotidianas,

sustenta los instantes plenos,

e inunda de frescura

todos los rincones de la casa.

Y hasta que el azar, o el destino lo decida,

quiero compartir contigo todos los ocasos,

una copa de vino,

y una taza de café a media tarde,

algún dulce en el cine,  y un paraguas,

cuando el cielo amenace.

Hoy te elijo una vez más, y brindo,

por el milagro de este amor ileso,

que perdura, que palpita,

que es tan nuestro.


lunes, 19 de octubre de 2020

"La cola de la cometa" (por Celia Scicolone) TALLER VIRTUAL 8

 

Había una vez, un niño que soñaba con su cometa llegar a la luna.

Pero eso era casi imposible o imposible.

Por más que se esmeraba nunca lo lograba.

Su cometa levantaba, pero ahí nomás se quedaba.

Solo cuando él se dormía, en su sueño lo lograba.

En sus sueños, la cometa levantaba vuelo y llegaba hasta la luna.

Pero, al despertar, todo se desvanecía.

Un día pensó, que, si le ponía una cola muy, muy larga, lo iba a lograr.

Así que empezó a realizar con distintos trapitos que encontraba, una cola muy, muy larga.

Cuando ya estuvo terminada, tuvo que esperar el día apropiado.

Tenía que ser un día de mucho viento, porque con una cola tan larga, la cometa estaba muy pesada y no podría elevarse.

Esperó y esperó, hasta que ese día llegó.

Con mucho esfuerzo logró que la cometa comenzara a elevarse, pero con tan mala suerte, que el viento, se la arrebató de las manos.

La cometa comenzó a elevarse y a alejarse tanto, que era imposible verla.

-Tanto esfuerzo para nada, pensó.

Estaba muy triste y tirado en el pasto, miraba el cielo buscando su cometa.

Se quedó dormido y cuando despertó, ya era de noche.

Y de repente, allí la descubrió.

Estaba allí la luna y en cuarto creciente…

Brillaba y en un extremo enganchada, estaba la cometa, con su cola muy, muy larga,

de colores y agitada por los vientos

 

AUTORA: Celia Scicolone

San Martín de los Andes (Neuquén- Argentina)

TALLER VIRTUAL 8


"Barrilete" (por Beatriz Barsanti) TALLER VIRTUAL 8


 

                                                   Equilibrio real e irreal

                                                   proyectarme      crear.

                                                   Me elevo asida a un barrilete

                                                   para alcanzar la cima de la

                                                   mente abierta.

                                                   Salgo por la puerta de la vida

                                                   hacia otra

                                                   sugerida,  más intensa.

                                                   Vuelo al espacio

                                                   subo hasta el estrato

                                                   distante de lo mágico

                                                   y quedo enredada en una luna

                                                   hecha de silencios y de arcanos.

                                                   Que no baje        no regrese

                                                   que no vuelva de esa

                                                    dimensión desconocida

                                                    quedar quiero

                                                    volando el barrilete

                                                    de mi loca y re loca fantasía.


 AUTORA: Beatriz Barsanti

San Isidro (Buenos Aires- Argentina)

TALLER VIRTUAL 8

"La luna camina" (por Beatriz Barsanti) TALLER VIRTUAL 8


 

La luna camina

                     zapatos de plata

                con pisada lenta,  como de una gata.

           Miro con asombro desde mi ventana

           cómo yo me quedo y ella,  se escapa.

          De este a oeste suave se desplaza

        la luna cambiante,  la luna cambiada

      en sus cuatro fases.          Parece embrujada.

     Alfombra de cielo su paso destaca

      y deja una estela blanquísima,  blanca.

      Ya se va la luna con su andar de gata

      en la noche tierna.    La luna engarzada

      con cientos de estrellas y polvillo de hadas.

AUTORA: Beatriz Barsanti

San Isidro (Buenos Aires- Argentina)

TALLER VIRTUAL 8

domingo, 18 de octubre de 2020

La última mirada (de la autora)


Hoy no te recuerdo,

pero cincuenta y tantos años antes

yo me mecía entre tus brazos

y sólo Dios sabe cuántas veces

tus manos me ciñeron,

tus ojos me abrazaron,

pero de pronto y sin aviso,

el eco de una voz ausente,

un tenue llamado,

provocó un vacío,

y echaron a volar las golondrinas

en medio del calor de aquel verano,

llevándose del aire los aromas,

rompiendo los hechizos,

dispersando caricias por los campos,

y así, el arrullo narcótico y el beso

poco a poco se fueron esfumando.

Sólo Dios sabe cuántas veces

en ese corto tiempo

tus ojos me abrazaron…

Pero tu última mirada,

la última,

la que quedó impregnada de jazmines,

esa que se perpetuó en el espacio,

fue prendiéndose a mi rostro

como un tatuaje urgente,

como un sello grabado.

Hoy, no te recuerdo sin embargo.

Pero al final de cada día

descubro tus ojos

en los ojos de mis niños, reflejados,

y de pronto retorna lentamente

como hace cincuenta y tantos años,

el calor maternal de tu mirada,

las caricias dispersas

y el júbilo perdido del verano.


Publicado en "Rincones y Acuarelas I"- La Imprenta Digital- Buenos Aires (2019)

sábado, 17 de octubre de 2020

La madre (por Mario Vecchioli)

Hondo milagro de la vida eterna

que sin cesar renueva su latido.

Rosa que en roja sangre ha florecido,

senda de bien  que nuestro ser gobierna.

 

Gracia de pétalo, plegaria tierna,

ascua de luz, perfume y flor y nido.

Altar en donde, a demandar olvido,

la frente altiva, humilde se prosterna.

 

Alma de seda y emoción de luna.

Ángel que en medio de la noche arcana

custodia el sueño de la blanca cuna,

 

la Madre es tal, que nadie determina

si es tan divino Dios como ella humana,

si es tan humano como Ella es divina.