POESÍA. NARRATIVA. INFORMACIÓN LITERARIA. CONCURSOS. AUTORES CLÁSICOS Y NÓVELES

Autora del Blog:
BEATRIZ CHIABRERA DE MARCHISONE


Puedes pedir los libros de la autora al mail: beamarchisone@gmail.com (envíos a todo el país)

LIBROS PUBLICADOS POR LA AUTORA
(poesía y narrativa)
"DE LOS HIJOS" (2014)- Ediciones Mis Escritos (Bs. As.)

Los encontrarás:
En Rafaela (Santa Fe): en Librerías "EL SABER", "PAIDEIA" y "FABER".
En San Francisco (Córdoba): en Librería "COLLINO"
y en otras librerías del país.


sábado, 31 de diciembre de 2011

La ola (de la autora)

"La ambición jamás se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza."
Napoleón Bonaparte.

Comenzó muy lentamente,
con un leve movimiento,
se acercaba y se alejaba
siempre llevando y trayendo,
haciendo un ligero ruido,
como creando misterio,
como planteando un enigma,
sin revelar su secreto.

Nadie supo bien la causa
del aumento de su fuerza,
que fue creciendo de a poco,
sin encontrar resistencia,
un impulso muy extraño
como extraña era su esencia
que comenzó a causar daños
con su dañina potencia.

Ya nada pudo pararla,
arrastró casas y gente,
arrasó con las ideas
de honestos y de inocentes,
castigó a los indefensos,
poderosos e indigentes,
ya nadie quedaba al margen
de la nociva corriente.

Quedó demasiado poco
sólo trozos y fragmentos,
sólo pedazos y piezas
todos sueltos por el suelo,
todo fue ruina y desastre,
destrucción, decaimiento,
y luego se detuvo el ruido,
y se alejó simplemente,
con un leve movimiento.


Publicado por la autora en el libro "FOTOGRAFÍAS DEL ALMA" - Rafaela- 2011- Edición de autor  

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Hay manos (de la autora)

Hay manos que orientan los caminos,
algunas acarician, otras calman,
curan las heridas de los cuerpos castigados
aunque ellas lleven cicatrices en el alma.

Hay manos con habilidades y experiencias,
que la vida fue entrenando a cachetadas,
sin educación formal y sin escuela,
sus cayos, sus arrugas las delatan.

Hay manos que parecen tan distintas,
manos mestizas, manos negras, manos blancas,
lo mismo sirven para propiciar una caricia
o contestar con una fuerte bofetada.

Hay manos ruidosas y manos silenciosas,
manos que se expresan sin palabras,
manos sinceras, que aplauden con conciencia
y otras que aplauden cuando son recompensadas.

Hay manos limpias… y también hay manos sucias
que no se limpian tan solo con lavarlas,
y andan así, como si nada,  por la vida,
con el corazón quieto y las manos bien manchadas.

Hay manos que castigan y dominan,
a un país que produce y pelea por su patria,
aquellas que dirigen con un dedo
el futuro impredecible de un pueblo que trabaja.

Hay manos que no pueden decidir su propia vida,
manos con esposas, inmóviles o atadas,
que jamás llegarán al final de su camino,
por aquellas que firman decretos u ordenanzas.

También hay muchas manos con historias
que ya nunca podrán ser descifradas,
aquellas que llevaron los secretos a sus tumbas,
grabados  con fuego en las líneas de sus palmas.

Y están las otras manos, más pequeñas,
sinceras, inocentes y aún no contaminadas,
descubriendo, de a poco, un mundo real que las golpea
y que va dejando huellas profundas en sus almas.

Hijo, conserva tus manos eternamente puras
y bríndalas, cuando sean necesarias,
y por las noches, júntalas en un ruego permanente
por mantenerlas siempre libres y sin manchas.
                                                              
Publicado por la autora en el libro “SENTATE QUE TE CUENTO”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009    

miércoles, 21 de diciembre de 2011

La imagen (de la autora)


Vírgen del Campanario (Chilecito- La Rioja)
     Confieso que fui al lugar con una total incredulidad con respecto a lo que me dijeron que se veía. Lo hacen como una forma de atraer al turismo, pensé.
    Esa mañana, cuando llegamos a Chilecito, fuimos directamente a la oficina de información para averiguar sobre los paseos o excursiones que podríamos realizar durante nuestra corta estadía. La empleada nos marcó en el mapa de la ciudad los recorridos panorámicos, históricos y culturales que forman parte del circuito turístico: las bodegas y viñedos, las antiguas estaciones del cable carril que aún llega a la cima de la montaña y con el que los ingleses transportaban el oro que extraían de la mina “La mejicana” a principios de siglo, la visita a los últimos lavadores de oro en Famatina y el jardín botánico de cactáceas. Pero antes de irnos de la oficina nos contó que había una visita nocturna que no podíamos dejar de realizar. En la Capilla Santo Domingo, cuando cae la noche, nos dijo, se ve la imagen de la Virgen María reflejada dentro del campanario. Nos miramos atónitos ya que ninguno de nosotros había tenido una experiencia semejante de poder ver este tipo de apariciones, si es que así podíamos llamarla. Decidimos que esa misma noche iríamos a la capilla frente a la plaza.
     A la tardecita, luego de volver de nuestra jornada de turismo y bañarnos, fuimos al centro de la ciudad esperando con ansias las luces de la noche para nuestra visita religiosa. En seguida la localizamos, blanca, pequeña y bien iluminada y con una torre en su costado izquierdo, dentro de la cual se halla la campana. Había gente sentada en sillones en la vereda de la plaza que da a la entrada principal de la parroquia y otros tantos parados, con la vista fija en el campanario. La calle estaba cortada a la circulación de vehículos para que las personas pudieran acercarse y observar con tranquilidad. Con ansiedad, nos dirigimos hacia allí en un paso apresurado, siempre mirando hacia arriba, como no queriendo dejar escapar lo que podíamos llegar a ver, convencidos de que “si hay gente mirando es porque algo se ve”. A medida que nos acercábamos notamos que algo blanco resaltaba dentro de la torre oscura. Y allí estaba. Claramente se veía la imagen de la Virgen orando, con las manos juntas, apoyadas sobre un púlpito y con la cabeza levemente inclinada hacia adelante. Aunque no era mi caso, algunos decían que se veía también una paloma posada sobre el púlpito. Lo primero que se cruzó por nuestras mentes, confirmando nuestra inmediata incapacidad de aceptar el fenómeno, fue que había una estatua de yeso dentro de la torre, por la claridad tridimensional de la imagen. Sin embargo, los vecinos de  la ciudad que se encontraban en el lugar nos aseguraron que era un reflejo de luz en la pared plana, cuyas perfectas luces y sombras formaban esa bella aparición, que no había dejado de verse desde la primera vez que ocurrió, el 29 de septiembre de 2006. Sólo desaparecía con las primeras luces del día. Se me puso la piel de gallina y se me llenaron los ojos de lágrimas. Un aluvión de preguntas que, sabía que no tendrían respuesta, me invadieron de pronto. ¿Cómo podía ser que esto tan maravilloso ocurriera, justamente, dentro del campanario de la capilla? ¿Por qué había comenzado a verse de un día para otro sin haber cambiado la iluminación que daba a la torre? ¿Me creerían cuando contara lo que vi? ¿Entenderían lo que sentí? “Dichosos los que creen sin ver”, había dicho Jesús. Las preguntas estaban de más. Las respuestas también. Además, no importaban. Sólo quedaba entender que desde la aparición de la imagen de la Virgen ya nada había sido igual para la gente de Chilecito. “No fue un día más” se lee al pie de una pintura que se encuentra dentro del templo y que refleja lo que ocurrió esa mágica jornada. Es un signo mariano con un mensaje de esperanza, nos dijo una mujer, mientras miraba hacia la torre. Fue suficiente ver la sonrisa en su cara y la luz en sus ojos transmitiendo la alegría de saber que, esta vez, ellos… habían sido los elegidos.

Publicado por la autora en el libro "FOTOGRAFÍAS DEL ALMA" - Rafaela- 2011- Edición de autor                                                

viernes, 16 de diciembre de 2011

Casi desbordas (de la autora)

Dijo Charles Darwin de Chile:
“¡qué admirable país para recorrerlo a pie!”

Casi desbordas de la cartografía
serpenteantes, finas se dibujan tus tierras,
como cayéndose de pronto al mar,
en las aguas que enfrían esas costas eternas.

Deambulan las gaviotas por tus playas doradas
llevando recados de Arica a Punta Arenas,
los Andes te custodian, emergentes testigos
de las huellas dejadas por pasiones y guerras.

Los balcones de Viña redundan de malvones,
inspirando el fervor del cantor y el poeta,
como el eterno Pablo, que pintó con palabras
las heridas del alma, el amor por la tierra.

Más allá de las llagas, a pesar de los golpes,
orgullosa, altiva, flamea tu bandera,
y fluye sangre joven, que aviva el fuego nuevo
que corre por las venas de la estirpe chilena.

Publicado en el libro "FOTOGRAFÍAS DEL ALMA" - Edición de autor- Rafaela 2011

jueves, 8 de diciembre de 2011

La zorra (de la autora)

Esta es la historia de una zorra, que trajeron, hace un tiempo, del campo al pueblo y no tardó en adaptarse como parte nuestra comunidad. Se instaló en un sector que, podríamos decir, es donde hay más movimiento y la entrada obligada para todo el que llega a Clucellas, un pequeño pueblito agrícola-ganadero de la provincia de Santa Fe, en Argentina. Comenzamos a llamarla “La Zorri”.
En seguida se ganó la simpatía de todos los vecinos, incluso de las sociedades canina y felina que habitaban el barrio y que la tomaron como un entretenimiento diferente, ya que frecuentemente se la veía jugar con integrantes de estos dos grupos. Era común verla transitar por patios y jardines o frentes de casas, cuyos dueños trataban de no hacer ruido para no espantarla, y mantenerla un ratito más, como si fuera su mascota. Nadie sabía bien donde dormía porque siempre “aparecía” y todos le daban de comer. Cuando veía que alguien le traía comida, se acercaba lentamente, calculando la distancia, y esperaba que la persona se alejara para recién tomar su ración. A veces, se alimentaba de los balanceados de los perros y gatos que robaba con mucha astucia, mientras el verdadero dueño de la comida estaba distraído.
Formaba parte, también, de las reuniones sociales, durante el transcurso de las cuales comía de las sobras que “caían” al suelo. Era habitué, por ejemplo, de un club del barrio donde semanalmente un grupo de amigos se reunían a comer y donde ella era también protagonista, pasaba casi desapercibida alrededor de la mesa, sin acercarse demasiado, hasta que alguien le tiraba algún pedacito y entonces salía a gran velocidad con el preciado trofeo. Por las mañanas, asistía al izamiento de la bandera en la escuela primaria, lo que distraía la atención de los alumnos que cantaban “Aurora” parados en la fila. Y por las tardes concurría al “campito” donde los chicos se juntaban a jugar al fútbol, ella los provocaba e intentaba quitarles la pelota sin ninguna intención de atacarlos o se quedaba en un extremo de la canchita observándolos mientras jugaba con algo que había encontrado.
Para los extranjeros era una novedad y un atractivo pintoresco del pueblo. La radio y el cable local hicieron un informe especial que luego transmitieron a localidades vecinas, informando sobre nuestro simpático individuo. También fue motivo de fotos para quienes queríamos tener un testimonio de que lo salvaje puede convivir en armonía con lo doméstico y cotidiano. 
Solitaria, distante y observadora, siempre midiendo las distancias, no se dejaba tocar, como sabiendo que estaba en un lugar que no le correspondía. Pero rondaba libremente las calles del pueblo y ya todos sabíamos que formaría parte de la historia de Clucellas, por eso, la cuidábamos. Cuando pasaba un auto o cualquier vehículo por esa zona, el conductor reducía la velocidad si veía que la zorra estaba cruzando. Y cuando hacía unos días que no aparecía todos preguntábamos por ella y sólo nos quedábamos tranquilos cuando alguien afirmaba con seguridad “yo la vi ayer” o “estaba jugando en tal o cual esquina”. 
De a poco y no sabemos por qué, se fue cambiando de barrio. Y algunos decían que la habían visto peleando con otros perros, varios de ellos acostumbrados a cazar. Muy rara vez se asomaba por el centro del pueblo y su habitual ausencia ya nos preocupaba.
Un día pasó lo imprevisible, o quizás lo previsible. La zorra volvió al barrio, herida. Se recluyó en el rincón de un patio y casi no se movía. Fue en esos instantes cuando permitió que se le acercaran y la tocaran, acaso en señal de agradecimiento por todo lo que habían hecho por ella los humanos. Un agradecimiento silencioso y profundo, reflejado en su mirada, que poco tenía de salvaje. Había invadido un espacio equivocado, el de los animales domésticos, y la naturaleza, sabia y perfecta, se lo reclamó. A lo mejor, llamó demasiado la atención de los hombres para que los otros animales soportaran su presencia. Celos, lo llaman algunos, competencia, le dicen otros, la supervivencia al fin.
Ni siquiera el veterinario la pudo salvar, las heridas ya habían hecho lo suyo, en ella… y en nosotros.

Publicado en el libro “Sentate que te cuento”- Editorial de los cuatro vientos- Bs. As.- 2009.

sábado, 3 de diciembre de 2011

La hora

Juana de Ibarborou  (Juana Fernandez Morales) -Uruguay 1892-1979


Tómame ahora que aún es temprano
Y que llevo dalias nuevas en la mano.

Tómame ahora que aun es sombría
Esta taciturna cabellera mía.

Ahora que tengo la carne olorosa
Y los ojos limpios y la piel de rosa.

Ahora que calza mi planta ligera
La sandalia viva de la primavera.

Ahora que mis labios repica la risa
Como una campana sacudida aprisa.

Después..., ¡ah, yo sé
Que ya nada de eso más tarde tendré!

Que entonces inútil será tu deseo,
Como ofrenda puesta sobre un mausoleo.

¡Tómame ahora que aún es temprano
Y que tengo rica de nardos la mano!

Hoy, y no más tarde. Antes que anochezca
Y se vuelva mustia la corola fresca.

Hoy, y no mañana. ¡Oh amante! ¿No ves
Que la enredadera crecerá ciprés?

domingo, 27 de noviembre de 2011

Tus niños de ayer (de la autora)

1er. grado- 1970
A mi escuela primaria, en sus cien años...
Cien veces has pasado nueve lunas
colmada de inocencia de pequeños,
cien veces los veranos calurosos
te han acompañado en el silencio.
Pero aún el mismo sol sigue brillando
más allá de tus techos  
y aún tu bandera enarbolada
se confunde con el color del cielo.
Pero ahora...ahora se respira como nunca
tu aroma refrescante de colegio.
Tus niños de ayer ya son los padres
de los que hoy están en tus recreos,
algunos, se han ido para siempre,
otros, tal vez estén muy lejos,
pero todos son producto de tu chispa
que enciende la llama del progreso.
Tus niños de ayer, hoy, a tu lado,
te quieren regalar todo su afecto
y vienen con las manos llenas,
llenas de fe y de amor de pueblo.
Míralos, llegan de todas partes
pues se han enterado del festejo,
escúchalos, que vienen a contarte lo que son,
lo que han sido y lo que han hecho.
Tus niños de ayer no han olvidado
todo lo que les diste en aquel tiempo,
tu pizarrón, tus techos, tus paredes,
tu aljibe, que dejó paso al progreso,
tu corazón que late en la campana,
reloj indiscutible de recreos.
No pueden olvidarlo, es tu cumpleaños
y han venido por eso.
Llámalos, que entren a tus aulas,
que se sienten frente a un pizarrón de nuevo,
que canten el himno junto al mástil
y escriban otra vez en un cuaderno,
y verán que los ojos se les nublan
con tantos recuerdos,
y así comprenderán desde algún banco
que esta fiesta es la de ellos.       

PUBLICADO EN EL LIBRO “Sentate que te cuento”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009

1er. Premio Concurso literario "Centenario Escuela D.F.Sarmiento"- Clucellas- 1987

martes, 22 de noviembre de 2011

Los ritmos de mi tierra (de la autora)

  A Clucellas, mi tierra…
 Como un faro que vigila el mar abierto
aparece la torre de la iglesia,
protegiendo las almas solitarias
que habitan los rincones de mi tierra.

El pueblo gira en torno de la plaza,
la vida se detiene con las siestas
acentuando sus calles silenciosas
y los sonidos de la naturaleza.

Rodeado de horizontes infinitos,
ostenta de sus suelos abundantes,
cortados por molinos y tranqueras,
testigos de campesinos incansables.

Pintorescos campos ajedrezados
formando dameros interminables
pulidos por labradores obstinados,
cubismo, obra de arte de gigantes.

Tierra peinada, modelada por los vientos 
que hacen danzar a los sembrados,
guiados por una orquesta imaginaria
bailan los prados verdes y dorados.

Juguete de los caprichos del tiempo
que trae sus bendiciones o castigos,
partida desigual contra la naturaleza
que comanda sin piedad el futuro de sus hijos.

Ya casi a finales del invierno,
se acercan las fiestas patronales,
y entre bombas y pétalos de flores,
la clásica procesión sale a la calle.

Y así, pasa la vida…simplemente,
con sus ritmos, sus compases y sus pausas,
cumpliendo sus objetivos y sus metas,
subiendo cuestas, muchas veces, empinadas.

Y cuando el sol ya se oculta por las tardes
anunciando el final de otra jornada,            
retornan los silencios a mi pueblo
que gira, sin cesar… en torno de la plaza.


PUBLICADO EN EL LIBRO “Sentate que te cuento”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009

domingo, 20 de noviembre de 2011

Puedo escribir los versos mas tristes esta noche (Poema nº 20)

Pablo Neruda  
(Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto)  -Chile 1904 - 1973
Puedo escribir los versos mas tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: "La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos".

El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La bese tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Como no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Que importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche esta estrellada y ella no esta conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no esta conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuanto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque este sea el último dolor que ella me causa,
y estos sean los últimos versos que yo le escribo.

martes, 15 de noviembre de 2011

CRÍTICA A "FOTOGRAFÍAS DEL ALMA" (por C.P.Lorenzo: Editor de la revista Papirando)

UN POCO DE TODO
Lectura de “Fotografías del alma” de Beatriz Chiabrera de Marchisone
Por C. Pablo Lorenzo
Lo que más me llamó la atención del libro fue el sesudo prólogo que permite hacer una interpretación de ese nexo delicado entre el escritor, el texto, el lector y la interpretación que se puede asumir desde la empatía o la entropía. Un buen ensayo de quien está inmersa en la actualidad de la información que proviene de varios causes, entre ellos internet. Sucede que además de ser una escritora primeramente local, logra en “Fotografías del alma”, universalizarse y volverse internacional con la propuesta y las temáticas, también es una mujer de su época, no ajena a los avances y pensamientos que se modifican con la catarata de datos que poseemos hoy. Debemos tener cuidado con esto de saturarnos con información, pero como ya he dicho antes, nuestra colaboradora tiene los pies bien puestos en la tierra, y se permite hacer uso de los medios a su alcance para difundir su obra sin ánimo de lucrar con ello. Ya es difícil ponerse a escribir como para también tener que dedicarse al merchandaising de su propia obra, algo que nos vemos obligado a hacer porque sin la distribución y la publicidad editorial nos encontramos solos en el desierto con nuestro librito bajo el brazo. Existen pues las ediciones de autor, las cadenas informales de difusión internacional como Papirando y el pequeño eco que podemos conseguir a nivel local. En todo el país, en otros países, es lo mismo, hay millones de escritores que se las apañan como pueden. Lo bueno es que no hay necesidad de manejarse bajo unos parámetros de adoctrinamiento y similitud que poseen las ediciones de editorial.
Por mi parte creo que la obra es un poco de todo, un viaje mental hacia diferentes temas donde uno puede descansar la vista en donde más le interesa, es un poco de todo, piezas o fotografías que son parte de la vida y que se congelan en flashes o escritos para poder reflexionar, un libro que se lee en esos viajes largos de colectivo y que a veces te deja mirando la ventana por los ecos que produce en nuestro propio lago mental. La piedra la lanzó Beatriz, las ondas son nuestras.

Publicado en la Revista Papirando 19 – HISTORIAS DE AMOR (Río Gallegos- Santa Cruz)

sábado, 12 de noviembre de 2011

NO TE SALVES

Mario Benedetti  (Uruguay-1920- 2009)


No te quedes inmóvil 
al borde del camino 
no congeles el júbilo 
no quieras con desgana 
no te salves ahora 
ni nunca 
                no te salves 
no te llenes de calma 
no reserves del mundo 
sólo un rincón tranquilo 
no dejes caer los párpados 
pesados como juicios 
no te quedes sin labios 
no te duermas sin sueño 
no te pienses sin sangre 
no te juzgues sin tiempo
pero si            
             pese a todo 
no puedes evitarlo 
y congelas el júbilo 
y quieres con desgana 
y te salvas ahora 
y te llenas de calma 
y reservas del mundo 
sólo un rincón tranquilo 
y dejas caer los párpados 
pesados como juicios 
y te secas sin labios 
y te duermes sin sueño 
y te piensas sin sangre 
y te juzgas sin tiempo 
y te quedas inmóvil 
al borde del camino 
y te salvas 
                    entonces 
no te quedes conmigo.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Prólogo del libro "Fotografías del alma"


     La fotografía - según Wikipedia -  es la ciencia y el arte de obtener imágenes duraderas por la acción de la luz; es el proceso de capturar esas imágenes y fijarlas en un medio material sensible a la luz.  Para almacenar esta imagen, las cámaras fotográficas utilizaban, hasta hace pocos años, una película sensible; mientras que en la actualidad, en la fotografía digital, se emplean, generalmente, sensores y memorias digitales.  El término fotografía procede del griego φως phos ("luz"), y γραφίς grafis ("diseñar", "escribir") que, en conjunto, significa "diseñar/escribir/grabar con la luz".
         He decidido cambiar esa luz por palabras para obtener imágenes duraderas y fijarlas en la imaginación del lector. Cada poesía o narrativa es como una fotografía tomada a través de la percepción del escritor, desnudando, así, su alma, desglosando sus ideas, revelando sus gustos y deseos, descubriendo sus ideologías, sus temores, sus debilidades y sus fuerzas.
     El lector toma esa creación literaria y la enfoca desde su lectura, desde otra óptica, quizás similar, quizás diferente, ajustando el zoom, dándole sus propios tonos,  unas veces en blanco y negro, otras en color, y encuadrándolo desde donde él lo cree necesario, empleando diferentes distancias focales,  formando una imagen a su medida, un daguerrotipo personal.
     Si pidiéramos a dos lectores que hicieran un dibujo para representar un texto, seguramente ninguno de los dos dibujaría lo mismo sino que crearía su “fotografía literaria” que sería el producto original de lo que su imaginación enfocó ayudado por las palabras del autor.
     Esas imágenes variadas provocan sensaciones contrastantes que van desde el gozo hasta la desolación, pero que forman parte de las emociones cotidianas que matizan nuestra existencia.
     Te propongo eso, que crees tu fotografía, que será solo tuya, única e irrepetible, utilizando tu sensibilidad, como la película de una cámara fotográfica, para que ilustre, así,  cada una de mis obras.

                             B. CH. de M.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Toma mi mano (de la autora)

                         A mi hijo

Hay un tiempo de pelotas y botines
que siempre disfrutaremos a tu lado,
hay un tiempo de caminos inseguros
cuando todavía te llevamos de la mano.
                                                                      
La vida, hijo, es como un gran torneo,
donde sólo a veces ganamos,
encontrarás diferentes contrincantes
y no siempre te favorecerán los árbitros.

Recuerda que cuando tengas la pelota,
la decisión estará sólo en tus manos,
serás libre de elegir, y cuando elijas,
deberás ser responsable de tus actos.

Disfruta cada segundo de tu vida
igual que si te estuvieran alentando,
no te dejes caer, y si tropiezas,
te puedes levantar, toma mi mano.

Cuando puedas superar una derrota,
y el tiempo de pelear haya pasado,
cuando te ates los botines sin ayuda,
sabrás que habrás triunfado.

Cuando ya no te sientas inseguro,
y trates a los otros como hermanos,
sabrás que en el torneo de la vida
habrás ganado el campeonato.

Avísame, hijo, si te pido mucho, 
avísame si te exijo demasiado,
avísame, hijo mío, y dame tiempo,
cuando quieras soltarte de mi mano.         

PUBLICADO EN EL LIBRO “Sentate que te cuento”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009
1ª Mención en poesía "Concurso Literario 'Una pelota una vida' Peña Antonio Ramirez"- Punta Alta- Bs.As. (2007)
                       

jueves, 3 de noviembre de 2011

domingo, 30 de octubre de 2011

Orígen de los Juegos Florales

Los romanos inventaron los juegos florales de primavera (Floralia). Como sus antecesores griegos, con ellos rendían culto a la vida, buscaban placer en el retorno a la naturaleza, a lo primigenio. Estaban consagrados a la diosa FLORA (divinidad itálica de las flores, frutos y del vino). Eran fiestas populares y de origen religioso. Duraban desde el 28 de abril al 3 de mayo. La gente vestía ropas multicolores, con las que imitaban la policromía de las flores del campo. Por la noche se iluminaban las calles para prolongar la diversión. En este día las prostitutas ofrecían rosas a la Diosa y bebían menta, ya que posee cualidades afrodisíacas. Su celebración es anual desde 173 a. C.  Desde entonces, la cultura occidental mantuvo los festejos y, con el tiempo, devinieron certámenes literarios en varios países.

(En la foto: La Diosa Flora)

miércoles, 26 de octubre de 2011

Victoria (de la autora)

Se fue alejando, de a pasos,
llevándose un trozo del sol y de la tierra,
con los recuerdos mezclados y confusos
y una edad vivida pero incierta,
sin un título que la haya definido,
con un poco de madre y un poco de maestra,
a pesar de haber tenido el vientre virgen
y nunca haber pasado por la escuela.

Se fue apagando, de a poco,
con la mirada indefinida y larga,
con el cabello por demás descolorido
y con la carne demasiado blanda,
buscándole el significado a los momentos,
no encontrándole sentido a las palabras,
cada vez más ausente, cada vez más distante,
cada vez más lejana.

Se fue marchando sin dar explicaciones
luchando ella sola su batalla,
sin haber entendido demasiado
la diferencia entre el tiempo y la distancia.
Con el miedo a cuestas
acompañándola al final de la jornada,
con el deber cumplido
Y la humildad de una vida dedicada.

PUBLICADO EN EL LIBRO “Sentate que te cuento”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009 

viernes, 14 de octubre de 2011

No olvidemos los sueños (de la autora)

En homenaje a los 80 años del Club Atlético Florida.
Me parece que se escuchan
espíritus a lo lejos,
son muchos, vienen llegando
y apuran su paso lento.
Los nombres vuelan la sala
deteniéndose en el tiempo
y se sienten los rebotes
de una pelota de cuero.
Los colores rojo y blanco
van pintando el pueblo entero
con las manos invisibles
de los que surcan los cielos.
Y vienen algunos nombres
que surgen de los recuerdos
de aquellos hombres de agallas
que tantas noches no durmieron:
Enrique Cazes, Atilio Pairetti,
José Lanzavecchia, Francisco Perlo,
también los Borda Bossana
llamados Simón y Alfredo.
Tenían muchas ideas
y tenían muchos sueños...
Hacía falta un deporte
para los pibes del pueblo,
equipos y camisetas,
también un campo de juego,
eligieron los colores
y un nombre...
un nombre para que gritara el pueblo:
Club Atlético Florida
quedó como nombre impuesto.
Y luego llegaron otros
que con trabajo y esfuerzo
fueron sembrando semillas
de compromiso y ejemplo...
Hacía falta un salón
para festejos y encuentros
y hoy vienen a festejar
como el triunfo en un torneo.
Silencio... que ya se acercan,
son muchos, vienen riendo...
Matelín entra apurado
con su paso desparejo
y aquel que llega a su lado
es Juan Bruno, me dijeron.
Héctor Dona Y Carlos Greppi
van trayendo los trofeos,
Luis Oliva e Idel Bruno
van recordando momentos,
también Irmo Borda Bossana
los sigue a paso lento
y al lado, Ricardo Mina
con una casaca al pecho.
Y con voz de relator
desde su puesto de arquero
Roberto Turiano reclama:
“Señor, lea el reglamento!”
Irene y Marga muy serias
supervisan el evento,
cuidando que en esta noche
el servicio sea perfecto.
Ya todos vienen entrando
y en el medio del silencio
una fuerte carcajada
se aproxima desde lejos,
no hay duda, es Rita Sacco,
y su risa se hace eco...
Y otros tantos por detrás,
mujeres y hombres de esfuerzo,
fundadores y dirigentes,
ejemplos de los ejemplos.
Tenían muchas ideas,
y dedicaron su tiempo...
Vamos muchachos, anímense!
Entren al campo de juego!
Y den esa vuelta olímpica
que les quedó en el tintero.
Después vinieron  sus hijos,
sus amigos y sus nietos
que llevan la camiseta
muy adentro de su pecho,
latiendo en su corazón
como una parte del cuerpo.
Los colores rojo y blanco
van pintando el pueblo entero...
Recordemos a esos hombres
y no olvidemos los sueños,
juntemos nuestras ideas
que de la mano y sin miedo
empujaremos al club
para que siga creciendo.

PUBLICADO EN EL LIBRO “Sentate que te cuento”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009 

martes, 11 de octubre de 2011

HAY GENTE

HAMLET LIMA QUINTANA (Argentina- 1923-2002)


Hay gente que con sólo decir una palabra                
enciende la ilusión y los rosales,                               
que con sólo sonreir entre los ojos                             
nos invita a viajar por otras zonas,                           
nos hace recorrer toda la magia.                               

Hay gente que con sólo dar la mano                         
rompe la soledad, pone la mesa,                                
sirve el puchero, coloca las guirnaldas,                     
que con sólo empuñar una guitarra,                          
hace una sinfonía de entre casa.                               

Hay gente que con sólo abrir la boca                         
llega hasta todos los límites del alma,                       
alimenta una flor, inventa un sueño,                         
hace cantar el vino en las tinajas                              
y se queda después...como si nada.                          

Y uno...uno se va, de novio con la vida,                    
desterrando la muerte solitaria,                                
porque sabe que a la vuelta de la esquina                
hay gente que es así,  tan necesaria.        

domingo, 2 de octubre de 2011

Pequeño, pequeña (de la autora)

   A mi pequeño...
A mis tres pequeñas...
Pequeño que pintas
con colores nuevos
mis días, mis noches
todos mis senderos,
que inventas rincones
donde hallar misterios,
que trazas las líneas
que unen mar y cielo.

Pequeña que alumbras
las zonas oscuras,
las sombras lejanas,
despejando brumas,
quitando fantasmas,
vedando las dudas
que ahogan la vida
en niebla y penumbras.

Pequeño no escondas
la mágica brocha,
mezcla los colores,
píntame otras formas,
matiza tus cuadros
con luces y aromas,
bálsamos de vida
que colmen tus horas.

Pequeña no apagues
ese brillo intenso,
enciende sonrisas
que emitan destellos,
esparce chispazos,
salpicando sueños
que den a tu vida
todo el condimento.

Pequeño, sabrás,
guardaré tu brocha
dentro de mi pecho
donde el alma brota.

Pequeña, tu luz,
yo te lo prometo,
quedará en mis venas
por tiempos eternos.

Publicado en el libro "FOTOGRAFÍAS DEL ALMA" - Edición de autor- Rafaela 2011

domingo, 18 de septiembre de 2011

TODAVÍA

MARIO BENEDETTI (Uruguay-1920- 2009)

No lo creo todavía
estás llegando a mi lado
y la noche es un puñado
de estrellas y de alegría
palpo gusto escucho y veo
tu rostro tu paso largo
tus manos y sin embargo
todavía no lo creo
tu regreso tiene tanto
que ver contigo y conmigo
que por cábala lo digo
y por las dudas lo canto
nadie nunca te reemplaza
y las cosas más triviales
se vuelven fundamentales
porque estás llegando a casa
sin embargo todavía dudo
de esta buena suerte
porque el cielo de tenerte
me parece fantasía
pero venís y es seguro
y venís con tu mirada
y por eso tu llegada
hace mágico el futuro
y aunque no siempre he entendido
mis culpa y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido
y si beso la osadía
y el misterio de tus labios
no habrá dudas ni resabios
te querré más
todavía.

martes, 13 de septiembre de 2011

Primera antología mundial de ecopoesía "CENTINELAS DE LA TIERRA"

           En el 1r. CONCURSO MUNDIAL DE ECOPOESÍA 2010, organizado por UNIVA: Unión Mundial de Poetas por la Vida con sede en Perú, participaron 571 poetas de 31 países. Fueron seleccionados 100 ecopoemas e incluídos en la primera antología mundial de ecopoesía "CENTINELAS DE LA TIERRA"

 La poesía Sin clamor ni gemidos (incluída en el libro "FOTOGRAFÍAS DEL ALMA") es una de las seleccionadas.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Llevarás...(de la autora)

Llevarás siempre en tus ojos
la imagen de tus días frente al aula,
la mirada tierna de tus niños
reflejando toda tu confianza.

Llevarás pegado a tus oídos
un verso, un himno y una marcha,
el murmullo de voces en el patio
y el lejano son de una campana.

Sentirás por siempre entre tus dedos
el roce de una caricia vaga
tocando caritas inocentes,
calmando cabecitas despeinadas.

Y no dejarás que se te olvide
la imagen de la bandera izada,
que en el mástil, al ritmo de la Aurora,
más de una vez te despertó una lágrima.

Conservarás entre todos tus tesoros
una flor... en tu carpeta, aún guardada,
un guardapolvo con todos los aromas
y un puñado de niños en el alma. 

PUBLICADO EN EL LIBRO “Sentate que te cuento”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009

miércoles, 24 de agosto de 2011

Los duendes del salón (de la autora)

Al viejo cine de mi pueblo...

Dónde andarán los duendes del salón
que deambulaban entre las butacas,
dónde habrán ido cuando un tiempo atrás
cerraron sus puertas en la esquina de la plaza.

Dónde llevaron toda la emoción
que con cada función nos transportaba
a través del tiempo y el espacio
reflejándolo todo en la pantalla.

Dónde quedaron todas las historias
impregnadas de misterio y de magia,
que hacían temblar de terror
o estallar la sala a carcajadas.

Quiero volver a entrar en las escenas,
con el simple pago de una entrada
como el  pasaje de mi imaginación
al viaje de los sueños y las hadas.

Que vuelvan los duendes al salón
que espera en la esquina de la plaza,
que traigan otra vez las aventuras
de indios, bandoleros o fantasmas.

Y cuando comience la función,
y se oscurezca la sala,
allí me encontraré, atenta y en silencio,
comiendo un dulce, sentada en la butaca. 
   
PUBLICADO EN EL LIBRO “Sentate que te cuento”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009
  

viernes, 19 de agosto de 2011

María camina...(de la autora)

María camina sola por las calles,
son largos sus pasos, largos y muy lentos,
lleva la mirada fija en la distancia,
lleva en su mochila el peso del tiempo.

María va dejando sus huellas marcadas,
la vida la empuja, desvía sus sueños,
el sendero es largo, largo y empinado,
la mochila pesa y encorva su cuerpo.

María camina sola con su historia
que lleva prendida en sus largos cabellos,
pesa la mochila, la baja, la aparta,
se detiene una rato, la carga de nuevo.

Y pasa su tiempo tejiendo una manta
con hilos de plata y hebras de recuerdos
y en las noches frías de niebla y rocío
cubre con su manta sus largos cabellos.

Sigue su camino,  sin metas precisas,
sin rumbo, sin cauce, sin destino cierto,
y dentro de un puño fuerte y apretado
lleva acumulados todos sus proyectos.

Perdona María mi paso apurado,
si ando y camino y no me detengo,
perdona María mis ojos ausentes,
perdón si te miro… pero no te veo.

PUBLICADO EN EL LIBRO “Sentate que te cuento”- Editorial De los cuatro vientos- Bs.As- 2009