POESÍA. NARRATIVA. INFORMACIÓN LITERARIA. CONCURSOS. AUTORES CLÁSICOS Y NÓVELES

Autora del Blog:
BEATRIZ CHIABRERA DE MARCHISONE


Puedes pedir los libros de la autora al mail: beamarchisone@gmail.com (envíos a todo el país)

LIBROS PUBLICADOS POR LA AUTORA
(poesía y narrativa)
"DE LOS HIJOS" (2014)- Ediciones Mis Escritos (Bs. As.)

Los encontrarás:
En Rafaela (Santa Fe): en Librerías "EL SABER", "PAIDEIA" y "FABER".
En San Francisco (Córdoba): en Librería "COLLINO"
y en otras librerías del país.


domingo, 25 de octubre de 2015

El cuento más corto del mundo: EL DINOSAURIO (Augusto Monterroso)

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.




 La fábula, cuento corto, o microrrelato de Augusto Monterroso, llamada: El Dinosaurio tiene la fama de ser la más corta del mundo. Y, al parecer, es cierto pues cuenta ni más ni menos que con siete palabras. Pero a pesar de su brevedad no por ello resulta ser un cuento simple y sencillo; más bien, su brevedad exige un análisis concienzudo para determinar con certeza qué fue lo que nos quiso decir este cuentista guatemalteco. O, si por el contrario -como creen algunos infieles literarios- fue una tomadura de pelo por parte del audaz escritor.

Primer acercamiento a la estructura formal del cuento

El cuento consta de dos partes bien determinadas y delimitadas; la división nos la ofrece una sencilla coma (,) así pues, tenemos dos partes; la primera nos dice: "Cuando despertó" -y la segunda parte remata- "El Dinosaurio todavía estaba allí".
El análisis de este cuento se atendrá a esta división formal querida por el autor.

Cuando despertó… 

¿Quién?

La primera duda que surge en este cuento es la siguiente: ¿Quién despertó? En este sentido el cuento no nos informa mucho pues simplemente dice: Cuando despertó
Dejando que sea el lector quien se interrogue acerca de la identidad de la persona que dormía. Ahora bien, algunos gramáticos nos dicen que la frase se explica por sí sola, ya que posee un sujeto tácito. O sea, con base en la conjugación verbal se sobreentiende que el autor habla de un ÉL o una ELLA.
Pero esto no resuelve absolutamente nada, porque él o ella pueden ser cualquier personas, puede ser usted o aquel otro, o incluso el de más atrás. Los modernos estudiosos de la obra monterrosina sostienen que:
Cita1Efectivamente llevan razón los gramáticos al decir que el sujeto de este cuento es un sujeto expreso, adrede Monterroso lo colocó de esta forma pues al no designar una persona en específico [que el cuento verbi gratia hubiera dicho así: Cuando Juan Pérez despertó….etc] se sobre entiende que Monterroso se está dirigiendo a todos los que no son Augusto Monterroso, es decir, el escritor le está hablando a toda la humanidad.Cita2
Así pues, debe entenderse que el cuentista se refiere a toda la humanidad. Ahora bien, sabiendo que Monterroso quiere dirigirse por igual a todos los hombres y mujeres de todos los tiempos es importante preguntarse. ¿Qué mensaje quiere trasmitir en esta primera frase?

¿Qué?

El mensaje que Monterroso nos quiere trasmitir en esta primera parte del cuento es de una profundidad filosófica gigantesca. La primera parte de este cuento nos indica que alguien estaba dormido y despierta.
La acción de despertar en el contexto de este cuento es una acción totalmente metafórica; es decir, no es dable pensar que alguien dormía y de pronto despertó. ¡No! Recordemos que él no se dirige a una persona en específico, sino que se dirige a la humanidad en su totalidad. Por lo tanto, la acción de despertar va dirigida a la humanidad.
¿Qué nos indica esto? Muy sencillo, nos indica que la humanidad está dormida. Es decir, ve las cosas no como realmente son, sino como las sueña… esto no es una invención de Monterroso, sino que es una larga tradición filosófica e incluso religiosa.
En este momento podríamos citar a Platón quien en su Diálogo llamado “La República” menciona el famoso mito de la caverna, según el cual estamos atados a la pared de una caverna y lo único que vemos son las sombras. También podemos citar aquí a Ezequiel, un profeta Bíblico al cual el mismo Dios le dijo: Hijo de hombre, tú vives en medio de rebeldes, que tienen ojos para ver pero no ven, oídos para oír y no oyen. Realmente son una banda de rebeldes. El mismo Immanuel Kant había dicho que leyendo a Hume logró despertar del sueño metafísico.
Es decir, esta frase de Monterroso se inserta en esa corriente mundial de toda la Historia la cual nos indica que los hombres no vemos la realidad tal cual es, sino que la vemos a través de las brumas del sueño.
Al decir “Cuando despertó” entonces nos está indicando que toda la humanidad duerme, pero que va a llegar un momento determinado en que vamos a despertar.
De modo que esta primera frase del cuento nos señala que la humanidad duerme, pero pronto despertará, es decir, es una frase bastante positiva.

El dinosaurio todavía estaba allí

La segunda parte del cuento es radicalmente distinta a la primera, mientras que en la primera había un sujeto tácito en esta segunda hay un sujeto expreso (¡y vaya sujeto!) un dinosaurio. Nuevamente Monterroso no quiere indicar qué tipo de dinosaurio es el del cuento, pero en realidad, para esta segunda parte, no importa tanto qué tipo de dinosaurio es el del cuento, sino la época histórica donde nos ubica. Como todos sabemos los dinosaurios fueron bestias feroces, que poblaron la tierra hace 65 millones de años.
En este punto puede surgir una contradicción. Recordemos que el mensaje de la primera frase del cuento nos indica que la humanidad está dormida y que pronto va a despertar. La pregunta es ¿va a despertar y se va a dar cuenta que todavía estamos en la época de los dinosaurios? Ésta podría ser una conclusión rápida y fácil. Sin embargo, ¿no es muy infantil creer que Monterroso lo que nos quiere decir es que aún estamos?
Para solucionar esto nuevamente hay que recurrir al método metafórico. Es decir, el dinosaurio es un símbolo. Tal como se mencionó anteriormente pensar en el dinosaurio nos remite a la ferocidad y a las bestialidades propias de estos animales.
Por otra parte esta frase termina con la significativa advertencia de: todavía estaba allí. Esto lo que nos indica es que ese dinosaurio todavía va a estar allí. En otras palabras; cuando la humanidad despierte va a descubrir que, a pesar de haber despertado, la barbarie, la sinrazón van a seguir gobernando en el mundo.
El mensaje de Monterroso parece ser sumamente pesimista: ¿de qué vale despertar si de todas formas la bestialidad, la ferocidad, la barbarie y la sinrazón continúan reinando en el mundo? ¿No sería mejor continuar durmiendo ante este futuro terrible y oscuro que nos predice Monterroso con su cuento?
Muchos de los estudiosos que analizan esta obra de Monterroso se quedan horrorizados al llegar a esta conclusión: a pesar de que la humanidad despierte nada va a cambiar. Y detienen sus análisis temerosos de que si siguen investigando vayan a encontrar más pesimismo. Pero estos investigadores son amateur y no comprenden del todo el arte del análisis de una obra literaria, hay que ver todos sus elementos y no escatimar en ninguno.

El mensaje final

A primera vista efectivamente parece que Monterroso nos deja en una penumbra llena de pesimismo y cosas malas. De nada valdría despertar ante el panorama que nos ofrece Monterroso.
Pero se han quedado cortos en analizar un elemento fundamental del cuento y es que este tiene siete palabras, y como todos sabemos el siete es un número cabalístico que indica perfección. Entonces, pues lo que Augusto Monterroso nos quiere decir es que cuando despertemos nos daremos cuenta de toda la irracionalidad que vive con nosotros. Pero esta irracionalidad es solo un paso para llegar a la perfección del ser humano.
Algunos eruditos por supuesto dicen que es mera casualidad esto de las siete palabras; sin embargo pronto son disuadidos al darse cuenta que si se cuentan las letras de todo el cuento se obtiene que son 43 letras y que 4+3 es siete.
De modo que el mensaje de Monterroso se sigue manteniendo vigente.

Conclusión 

La conclusión de este breve análisis metafórico del cuento de Monterroso es pues que encierra un mensaje muy positivo y que nos alienta a seguir por la senda de progreso e iluminación que llevamos. Historias como estas nos enseñan que la maldad, la barbarie y la irracionalidad no tienen la última palabra, sino que por encima de todo esto el ser humano tiende hacia la perfección. Y para alcanzar dicha perfección solamente debemos despertar et in secula seculorum*.

* es una locución latina que significa literalmente por los siglos de los siglos y menos literalmente para siempre o eternamente.

 FUENTE:  Análisis metafórico del cuento "El Dinosaurio" 

1 comentario:

Anónimo dijo...

En realidad el cuento más corto del mundo es mío. Lo escribí hace treinta y dos años, (seguramente ya lo conocen pero no conocían su autor) y dice así: "Habia una vez truz" (Habia un avestruz) Gracias.