POESÍA. NARRATIVA. INFORMACIÓN LITERARIA. CONCURSOS. AUTORES CLÁSICOS Y NÓVELES

Autora del Blog:
BEATRIZ CHIABRERA DE MARCHISONE


Puedes pedir los libros de la autora al mail: beamarchisone@gmail.com (envíos a todo el país)

LIBROS PUBLICADOS POR LA AUTORA
(poesía y narrativa)
"DE LOS HIJOS" (2014)- Ediciones Mis Escritos (Bs. As.)

Los encontrarás:
En Rafaela (Santa Fe): en Librerías "EL SABER", "PAIDEIA" y "FABER".
En San Francisco (Córdoba): en Librería "COLLINO"
y en otras librerías del país.


miércoles, 10 de junio de 2015

Prólogo de la Antología del 9º Certamen Internacional de Prosa y Poesía "Prof. Oscar Grandov"- (Rotary Club San Genaro)




     De voces y de pausas, como dice el poema del Profesor Oscar Grandov, de eso constan las obras que participaron en este concurso que lleva su nombre. Porque todo lo que escribimos tiene de alguna manera nuestras voces y nuestras pausas. Cualquier poema o cuento refleja el alma del escritor, su punto de vista, sus pensamientos, sus sentimientos más profundos, pero también sus silencios, puestos en palabras que mueven la imaginación a través de la interpretación del lector. Leyendo los textos volvemos a la niñez, viajamos al futuro, nos instalamos a la vera de un río, somos testigos de una tragedia. Las imágenes nos transportan más allá del papel que tenemos en la mano, nos hacen escuchar un ruido, oler un aroma o palpar una textura; provocan miedo, risa, llanto, “piel de gallina” o un suspiro al final de la lectura, porque aunque sabemos que eso puede o no haber ocurrido, lo que sentimos y nos produce es innegablemente real, y el efecto provocado es producto del vuelo literario de su autor y de su capacidad para seleccionar minuciosamente tal o cual palabra, frase o símbolo para determinada situación. Y el mérito es ese, provocar algo en el otro, ubicarlo ahí donde se sienta identificado, donde lo atrape la sorpresa de un final inesperado, donde sienta compasión por el protagonista o admiración por el enfoque que el autor le dio a un tema.
     Las voces de estos escritores llegaron a nuestras manos desde distintos puntos del país. Voces transformadas en historias, relatos, anécdotas, poesías, que de alguna forma fueron inspiradas por algo que los movilizó. Porque siempre tiene que haber un motivo para escribir que mueva esa maquinaria interior e invisible.
     Para analizar en profundidad un texto es importante también considerar los tonos de esas voces, ya que un mismo tema puede ser enfocado desde diferentes ópticas para producir diferentes resultados. Así, pueden aparecer voces irónicas, cálidas o frías, punzantes, desafiantes, desconfiadas, persuasivas, formales o informales, románticas, cómicas, fantásticas, realistas, trágicas, sombrías, grotescas, nostálgicas, vengativas, simbólicas. Sin embargo, como no oímos al autor, y la voz siempre sobrevuela el texto, entonces debemos estar atentos a todos los códigos utilizados por él, descifrando qué nos quiere transmitir, su actitud emocional que nos atrapa, nos conmueve, o quizás no.  Porque no basta con identificar el tono de esas voces, hay que ir más allá para inferir qué papel cumple en lo que nos está diciendo y cómo lo hace. La obra literaria siempre nos dice algo del escritor, aunque él no sea el protagonista, delata su personalidad y estampa su sello personal que termina definiendo su estilo.
     Nosotros, los miembros del Jurado, los primeros lectores, también tuvimos nuestras voces y nuestras pausas. Las pausas primero, para tomarnos el tiempo de reflexionar sobre cada obra, analizar, observar, valorar, releer todo aquello que nos instalaba dudas, y finalmente, elegir. Y elegir significa también, dejar de lado, descartar todo aquel material que no cumple las expectativas, que no sigue ciertas normas literarias, que no emociona. Es a veces difícil llegar a una resolución porque es limitado el número de premios y menciones a otorgar, y siempre habrá que aplicar parámetros que ubique a una obra sobre otra. Las tramas y las técnicas utilizadas en la narrativa, la estructura y los ritmos en la poesía, siempre son determinantes a la hora de apelar al lector, de tocar su corazón y convencerlo.
     Según Wikipedia, ser Jurado implica administrar justicia, decidir con un veredicto, por consiguiente, ser lo más objetivo posible en cuanto a las decisiones a tomar. Pero en un concurso literario la subjetividad de los miembros del tribunal que esté a cargo será inevitable, ya que siempre va a interferir el gusto del lector-jurado a la hora de seleccionar una obra literaria.
     De voces y de pausas decía Oscar Grandov, “vino tu voz con mil soles, con mil labriegos en marcha”, reza uno de sus versos, y es verdad, porque hemos tratado de encontrar en estos textos esos soles y esos labriegos para que en nuestra “sangre se despertaran calandrias” y para percibir “este hechizo de trillas y de campanas” que hiciera meritorias las obras elegidas.


                                                            Beatriz Chiabrera de Marchisone
                                                                  Coordinadora del Jurado

 Nota: Los versos fueron extraídos del poema “Romance de tu voz y tu pausa” (Oscar Grandov)