POESÍA. NARRATIVA. INFORMACIÓN LITERARIA. CONCURSOS. AUTORES CLÁSICOS Y NÓVELES

Autora del Blog:
BEATRIZ CHIABRERA DE MARCHISONE


Puedes pedir los libros de la autora al mail: beamarchisone@gmail.com (envíos a todo el país)

LIBROS PUBLICADOS POR LA AUTORA
(poesía y narrativa)
"DE LOS HIJOS" (2014)- Ediciones Mis Escritos (Bs. As.)

Los encontrarás:
En Rafaela (Santa Fe): en Librerías "EL SABER", "PAIDEIA" y "FABER".
En San Francisco (Córdoba): en Librería "COLLINO"
y en otras librerías del país.


martes, 25 de junio de 2013

La casa donde vivió Sabato se transforma para recibir al público

El centenario edificio conserva la biblioteca del autor de “El túnel”, quien ayer habría cumplido 102 años.
 

Ernesto Sabato - Wikipedia, la enciclopedia libre


BUENOS AIRES.— Más que libros: por primera vez, la casa de Ernesto Sabato se abrirá al público. El escritor, que ayer habría cumplido 102 años, quería que su vivienda, en Santos Lugares, fuera un lugar de visita y consulta. El olor a pintura fresca no podrá sustituir el recuerdo del aroma al chocolate caliente que cada 24 de junio Sabato compartía con familiares y amigos en su casa.
La centenaria casona que atesora la biblioteca del autor de El túnel y otras novelas que lo llevaron a obtener el Premio Cervantes reabrirá por primera vez sus puertas para mostrar las áreas restauradas. Los libros de la biblioteca están en el último orden en el que los dejó el abuelo, cuenta la arquitecta Luciana Sabato, hija del cineasta Mario Sabato. Lleva el peso más delicado de la recuperación de la casa de Severino Langeri 3135.
A principios del siglo XX, allí funcionó un estudio de cine y el escritor brasileño Jorge Amado la ocupó durante su exilio, un par de años antes de que la familia Sabato se instalara definitivamente. La casa en la que el escritor vivió desde 1945 y en la que murió pocas semanas antes de cumplir 100 años, el 30 de abril de 2011, recupera lentamente su esplendor.
Fueron muy difíciles los últimos años de vida de Sabato y la estructura edilicia se deterioró hasta niveles impensados. Casi todos los techos estaban arruinados, y el bucólico jardín, en el que vuelve a verse una glorieta, había quedado atrapado bajo un sinfín de enredaderas.
Desde la vereda vuelve a verse el frente de la casa, pintado en blanco y amarillo, el último color que se le conoció en vida de Sabato.

No hay comentarios: